El hombre afirma que llegó a sentir miedo por la reacción de su expareja

Dos años de prisión, más el pago de una importante multa económica, es la pena a la que se enfrenta una mujer, que hoy ha sido juzgada en Palma por presentar hasta siete denuncias falsas con su exmarido y padre de sus hijos, con quien se había separado de muy malos modos. Además, también denunció a su excuñada, una conocida deportista, a la que incluso llegó a acusar de un intento de homicidio por haber intentado atropellarla con su coche. Todo este episodio con el vehículo era falso, según se demostró después en el juzgado.

Juicio por falso testimonio

Esta mujer está acusada por la fiscalía, de un delito de denuncia falsa que solicita una pena de multa. Pero también la acusa su expareja, que estuvo representado en el juicio por el abogado Eduardo Luna, que la imputa dos delitos de denuncia falsa y pide pena de cárcel y una sanción económica, así como una indemnización por los daños ocasionados.

La mujer, llamada Melanie B.R., presentó su primera denuncia para acusar a su expareja de haber cambiado los candados de una vivienda, en la que no vivía, que se estaban construyendo. El caso se cerró porque el denunciado pudo justificar que la colocación de los candados se lo pidió el arquitecto, aunque era cierto que no había proporcionado la llave  a su expareja.

Las siguientes denuncias ya se refirieron a los problemas que surgieron con los hijos y con el incumplimiento, o bien del régimen de visita, o del horario de entrega de los menores. El hombre también pudo justificar, tras declarar en reiteradas ocasiones ante la Guardia Civil y en el juzgado, que estos incumplimientos, o no eran ciertos, o estaban justificados.

Una de las denuncias falsas fue presentada contra la hermana de su exmarido, por unos hechos que ocurrieron en Esporles en el mes de julio del año 2018. La acusada denunció que esta familiar la intentó atropellar con el coche cuando iba caminando por la calle, cuando lo único que se produjo fue un cruce de reproches porque ella había estacionado su coche en el aparcamiento de minusválidos y su excuñada le dijo que no podía pararse allí. Esta denuncia, que llegó al juzgado, también fue archivada. La hermana del esposo declaró ayer que esta denuncia falsa le afectó mucho, a nivel psicológico y también a nivel profesional. «Como ella ya no podía hacer nada para perjudicar a mi hermano fue a por mí para hacer daño a la familia», señaló la testigo.

La mujer, defendida por el abogado Antoni Monserrat, reiteró ayer en el juicio que no era cierto que se hubiera inventado ninguna denuncia para perjudicar a su expareja, sino que todos los hechos que había comunicado en el juzgado eran ciertos, aunque concluyeran con una decisión de archivo o de sobreseimiento.

Fuente: Diario de Mallorca

es_ES